Colegio “Stos. Francisco y Jacinta Marto”

Publicado el 04/06/2019
primer comunio

Fueron 27 chicos, los que recibieron por primera vez la santa Comunión aquella mañana soleada en la Ciudad de los Muchachos, en el Cusco. Chicos de diferentes edades, todos ellos alegres e ilusionados, recibían en su corazón y en sus vidas el santísimo Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo. Este día “coronaba” de alguna manera la labor realizada por los sacerdotes y hermanos que acompañaron a estos chicos a profundizar en su fe y prepararlos bien para recibir la sagrada comunión. Tarea hermosísima ésta pero tan ardua.

Quienes vivimos y trabajamos en el apostolado de los sacramentos de iniciación cristiana nos damos cuenta que no es tan fácil hoy en día inculcar la fe y ayudar a tomar conciencia de lo fundamental de los sacramentos. Y esto, ¿por qué ? Especialmente, porque las familias ya no se preocupan de enseñar y sostener en la fe a sus hijos; al menos, eso es lo que vivimos en nuestra realidad de nuestros apostolados en Cusco, y lo que vemos en la realidad de las
familias de nuestros chicos internos y de nuestros colegios.

Si no hay una familia detrás que sostiene, todo deseo de inculcar la fe de parte del sacerdote y/o del catequista siempre será más pesado y arduo. Hechos como el de este día, en que 27 chicos recibieron la Primera Comunión es para alegrarse, pero sin olvidarnos que debemos ayudarles con nuestra oración  a que esta fe no se enfríe y a buscar ayudar a que las familias tomen conciencia de su papel catequizador dentro de su ámbito familiar, como iglesia doméstica que es.