Publicado el 17/10/2018
DSC_0909

Antes de llegar al hogar, no sabía quien era Dios, nunca rezaba para mi mamá, no sabía que las oraciones llegaban a Dios. Vine aquí por los problemas que tenían mis familiares y aquí fue como Dios se revelo en mi vida. Yo jamás imaginé que estuviera en un hogar. Yo pensé antes de entrar al hogar que los hogares eran los peores lugares que existían pero estaba equivocado. Entré en un hogar llamado San Tarsicio en el cual rezaban, hacían la misa y iban de paseo, estudiaron y otras cosas más. 

En acá, hice mi primera comunión, me hicieron saber quien era Dios y me dieron una Biblia en el cual era escrito quien era Dios. En el hogar mi vida cambio, fue como si hubiera estado en un sueño profundo durante 9 años y luego me despertaran. 

Además, yo pensé que los hogares no permitían de que los familiares visitaran a sus hijos, por eso al comienzo lloraba porque quería ver a mis familiares pero en verdad si podía verlos, pero no sabía que día vendrían es por eso que lloraba y estaba triste. Cuando vino un familiar por primera vez, me vino una alegría tremenda pero no estaba tan alegre pues paso una cosa antes de venir aqui… 

Mi mama se fue de la casa e yo y mi hermano nos sentimos tristes porque en verdad parecía que nos había abandonado

Luego por fin pude ver a mi familia y también tiempo más tarde pude reunirme con mi madre gracias a dos sacerdotes del Movimiento

Ahora tengo entonces como otra familia y así fue como Dios se ha revelado en mi vida.