Publicado el 28/04/2018
DSC_8467

El pasado jueves 15 de febrero volvieron a Cusco la familia Szabó (tío Csaba con tía Katalin y sus hijos), después de unos dos meses de vacaciones, junto con la familia Bakonyi, que ya habían pasado dos años entre nosotros, desde febrero 2013 hasta junio 2015.La familia Bakonyi (tío Gabor y tía Melinda con sus dos hijas, Boroca e Ilona) tras su experiencia en Villa Nazaret habían vuelto a Hungría para seguir ocupándose del centro de Budapest (allí nació después su tercer hijo: Ambrosio).

 

Desafortunadamente, no hay ahora otras familias que puedan ocuparse de dicho centro, que por esta razón queda temporáneamente “congelado”, con la esperanza de poder volver a abrirlo cuanto antes, por el bien de tantas familias gitanas que queremos seguir apoyando.

 

La razón de esta decisión ha sido fundamentalmente la de reforzar nuestra comunidad de Villa Nazaret, porque en los últimos años distintas familias, sobre todo por razones de salud, se han visto obligadas a volver a sus países.

 

Sabemos que el trabajo de las familias misioneras es de gran importancia para todo el Movimiento y para nuestros pobres. Así que, a pesar del dolor que nos da el dejar Hungría, aunque sea temporalmente, tras un atento discernimiento, hemos considerado oportuno tomar dicha decisión, habiendo tenido además la plena disponibilidad de ambas familias.

 

Las encomendamos, como no, a vuestras oraciones, así como les invitamos a rezar para que Dios mande muchas y santas vocaciones de matrimonios misioneros, por el bien de los pobres peruanos y para que se pueda volver a abrir pronto nuestro centro de Budapest.