Un sí a la Vida

Publicado el 21/01/2019
vida

Tenemos en nuestro Colegio “Santa María Goretti”, una mamá que tenía ya dos hijos de padres distintos. Se enamoró de un tercero y se encontró de nuevo embarazada. El hombre la amenazó, si no abortara, de abandonarla, ordenándole de quitarse esa “desgracia”. Llegó al colegio completamente desesperada. Sabía lo que representaba un aborto, es a decir matar un inocente. Pero sus condiciones económicas estaban tan precarias y no quería perder al hombre…

Nuestro Movimiento se llama “Misioneros Siervos de los Pobres” y sentimos que allí está nuestra primera misión. Somos misioneros, portadores del mensaje del Evangelio de Cristo. Y la Palabra de Dios es Vida. Dios es autor de la Vida. Y su propio Hijo, que se quiso encarnar en el seno de una mujer, es modelo de Vida.

Por pura gracia de Dios, con una conciencia libre, la señora aceptó el reto de la vida, el reto de la confianza en Dios. Aceptó ser rechazada por el hombre y dar vida a la criatura que tenía en su seno. Nos confió que el sostén espiritual que tuvo en esta lucha fue sobre todo la oración del Santo Rosario. Le nacieron dos gemelitas, amores de su vida, sanas y fuertes. Hace poco se acercó para agradecernos por el apoyo espiritual y material que recibió y sigue recibiendo. Sus dos hijos mayores están en nuestros colegios, un varón de 17 años en nuestro colegio “Santos Francisco y Jacinta Marto” y una joven de 14 años en nuestro colegio “Santa María Goretti”.

Dios es Padre y nunca abandona a los hijos que en Él confían. Que María, Madre de la Iglesia y Madre nuestra sea siempre nuestro modelo de Vida y Amor, como Ella lo fue por esa pobre señora.