El monasterio “ Nuestra Señora del Silencio “ de los Misioneros Siervos de los Pobres es como una extensión del Movimiento y, por eso, son llamados “ los Misioneros del Silencio “. La comunidad contemplativa está compuesta por Sacerdotes y Hermanos contemplativos. Llevan una vida austera, en régimen de clausura, ofreciéndose como pan partido e incienso quemado para dar gloria a Dios, interceder por todos los miembros de la Iglesia, reparar los pecados de la humanidad y acompañar espiritualmente a los misioneros.

Además de dedicarse a la oración litúrgica y a la adoración eucarística, la comunidad acoge a los miembros masculinos (sacerdotes y hermanos ) del Movimiento para realizar tandas de ejercicios espirituales según el método ignaciano. Los sacerdotes contemplativos predican también éstos ejercicios espirituales a sacerdotes, religiosos y jóvenes laicos externos.

La comunidad contemplativa da también mucha importancia al canto gregoriano y al latín; por eso, la Misa conventual se celebra siempre en la forma extraordinaria del Rito romano, según las disposiciones del Motu proprio “ Summorum Pontificum “.

This content is not empty !